August 30, 2016

Arquitectura en Tiempos de [Re]Ingeniería


"...durante el entrenamiento de un arquitecto talentoso la búsqueda es lo que más cuenta; yo creo que necesitamos enseñar a nuestros futuros arquitectos a pasar de la observación al descubrimiento, del descubrimiento a la invención, y finalmente motivarlos a usar su intuición para darle forma artística a nuestro ambiente"


El pasado mes de Marzo, el Colegio de Ingeniería de la Universidad de Puerto Rico en Mayagüez publicó su más reciente volumen del Journal Of Undergraduate Research Students. La edición titulada Design Everywhere, Design Is Everywhere! From Cells to Cities fue dedicada exclusivamente al concepto del diseño en el presente y para el futuro. Tan sólo tres semanas previo a ésta publicación, se inauguró también el Journal of Design and Science del renombrado Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT). Curiosamente, ambas revistas académicas presentan un escenario que invita a cuestionar y reflexionar sobre lo que por tanto tiempo hemos creído acerca del diseño, lo que es y su potencial. ¿A quienes les corresponde diseñar? ¿Para qué es el diseño hoy en día? ¿Hasta dónde podemos llegar diseñando? Como una disciplina asociada al diseño, la arquitectura atraviesa ése punto de inflexión que la fuerza a re-evaluar sus principios más básicos, incluso su propósito. Ante las expectativas de las generaciones emergentes, la ciencia y arte de la construcción está pasando por un minucioso proceso de re-ingeniería.

Cuando cursaba los grados de escuela intermedia y superior, mis fascinaciones eran los números y el dibujo; las matemáticas y el arte. Tales intereses me guiaron hasta la disciplina de la arquitectura. Quería tener una visión multidisciplinaria, la capacidad de comprender conceptos de diversas profesiones y hacerlos trabajar en conjunto, la habilidad para identificar y cuestionar lo preconcebido y así inventar un mejor futuro. No obstante, y para mi sorpresa, muchos arquitectos profesionales diseñan con una visión fundamentada en pre-concepciones, convencionalismos y hasta fronteras. Recuerdo dos profesores que llamaron mi atención; el primero me dijo "deja de buscar en el cielo, porque tu área de trabajo está en el suelo". El segundo me aseveró que "al arquitecto no le toca inventar, sólo darle forma a lo que existe". Quizá la mejor reacción a esta mentalidad sería citando al afamado arquitecto Walter Gropius cuando dijo que "durante el entrenamiento de un arquitecto talentoso la búsqueda es lo que más cuenta; yo creo que necesitamos enseñar a nuestros futuros arquitectos a pasar de la observación al descubrimiento, del descubrimiento a la invención, y finalmente motivarlos a usar su intuición para darle forma artística a nuestro ambiente". 

Para inventar el futuro que exigen las nuevas generaciones es necesario romper con muchas, sino todas las pre-concepciones que han proliferado dentro de la propia disciplina de la arquitectura. Lo novel es crítico para la vigencia de la arquitectura en el futuro. La innovación es el único camino al desarrollo verdadero y la evolución de la misma industria de la construcción. La revista METROPOLIS de Abril del 2015 sirve de evidencia de que todo y absolutamente todo lo que respecta a la arquitectura se está cuestionando en diversas partes del mundo: el proceso de diseño, el rol del arquitecto en el equipo de diseño, los talleres de diseño, los métodos de construcción, y la relación de las personas con el edificio entre muchas otras. En el mundo de los negocios a esto se le conoce como un proceso de re-ingeniería. Este término se refiere al análisis, rediseño radical y re-concepción fundamental de los procesos para establecer secuencias nuevas e interacciones novedosas dentro de una organización; la arquitectura en este caso. En Puerto Rico, la compañía emergente ZeroDamage reconoce estas tendencias emergentes para el diseño y la arquitectura. Cimentada en los beneficios de la investigación multi-disciplinaria entre la arquitectura, la ingeniería, las artes y la biología, el startup de tecnología pretende retar los convencionalismos y pre-concepciones de la disciplina del diseño arquitectónico y la misma industria de la construcción dentro y fuera del país.

Las necesidades y exigencias de las nuevas generaciones han hecho de la re-ingeniería un proceso inevitable. Las nuevas tendencias del diseño, y las tecnologías emergentes apuntan a un futuro inminente. La arquitectura, tanto como disciplina como profesión práctica cambió y sigue cambiando, y nunca volverá al estatus al que muchos se acostumbraron. Muchas instituciones académicas, firmas profesionales y nuevas empresas ya están trabajando en los cimientos de un nuevo paradigma para el diseño y la construcción del ambiente construido. La arquitectura, englobada dentro del sector del diseño, no puede mantener las fronteras que la separan de las ciencias y la ingeniería, así como no puede mantener fronteras con el arte. De la desaparición de esos muros radica su vigencia ante la sociedad y depende su futuro.